Tendiendo puentes entre el psicoanálisis y la ciudad

M-Other

El malestar que no tiene nombre.

Propongo una reflexión por los vericuetos de la feminidad. Camino nunca fácil por cierto, con la propuesta de poder optar a ser madre, y/o poder ser Otra, implicando así, el ser mujer.A partir de los desarrollos del psicoanálisis de orientación lacaniana sabemos que la posición femenina implica ambas funciones o sólo una y nos encontramos así, con sus efectos.


Jacques Lacan, tomando los desarrollos de Jenny Aubry, lo dijo: un niño, colma o divide (1). Si colma: se es toda-madre. Si divide, deja lugar también a que aparezca la mujer. Así, tenemos las siguientes variantes:

– ser madre (en relación al hijo).

– ser mujer (en relación al hombre o a otra mujer).

45092616

El título inventado, entraña esto: M-Other (Otra, en inglés): ser mujer además de ser madre.

Jacques Lacan, en su texto “Posición del Inconsciente” (2) hace una mención sobre Betty Friedan y su célebre texto: “La mística de la feminidad”.

Aunque breve, nos permite con él situar de una manera discreta los efectos devastadores que se produjeron debido a una mala lectura de los conceptos freudianos en EE.UU en los años 60’, tomando como referencia “La anatomía es el destino” de Freud.

Betty Friedan, gana con el texto “La mística de la feminidad” (3) el premio Pulitzer en el año 64, generando en buena parte del mundo anglosajón una gran controversia e incomodidad.

Con su texto llegó a cuestionar el universal de feminidad de la época. Universal sostenido y mimado por la psicología de tipo “funcionalista” de los años 50 y 60 que imperaba en EEUU. Ésta, estaba al servicio directo de expandir y desarrollar ideales anestésicos que respondían al somnoliento “American way of life”.

Friedan hace una denuncia por sentirse ella misma atrapada por este universal femenino.

Como todo universal plantea una única posibilidad para todos (ser madre), no dando opción a la particularidad de poder quedar por fuera del conjunto (ser valorada como mujer así no se elija la maternidad).

Este universal en su aplicación no permitía la disyunción como mujer, por un lado, y el ser madre, por otro. La plenitud para una mujer, estaba garantizada solo sí había acceso a través de la maternidad.

La autora en su investigación de campo toma como muestra la palabra amordazada de amas de casa de clase media y media-alta de barrios residenciales norteamericanos y en lugar de la felicidad asociada al sueño americano, se encuentra con lo que ella denomina “La mística de la feminidad” y los síntomas asociados. A éste malestar lo describe como “inquietud extraña acompañada de sensación de insatisfacción, de vacío, incompletud, angustia y falta de deseo”. Es decir, al dejar hablar a estas señoras, se encuentra con que algo falta, a cada una. El acceso a la maternidad, parece no suturar ni funciona como un verdadero tapón para estas amas de casa-madres. La angustia que describen funciona como un indicador de que algo está fuera de sitio.

La autora habla de que la imagen de la mujer en esta época sufrió lo que denomina una “ruptura esquizofrénica” tomando diferentes formas.

Por un lado, estaba “la buena mujer” que era la madre y por otro, “la puta”, la cual queda del lado de los deseos de la carne.

A ésta primera dualidad, se le sumó una fisura posterior, diferente y en cierta forma incluyendo lo académico:

– “la mujer femenina” (incluye ahora sí los deseos de la carne).

– “la mujer de carrera” (cuya maldad incluye todos los deseos del yo autónomo).

(Las actrices, eran las únicas “mujeres de carrera” que tenían permitido, mediante la ficción de su acto, el acceso al otro mundo).

Posteriormente, en la sociedad, y siempre bajo la rúbrica del ideal femenino de la época, había 3 clases de mujeres:

–  “las de carrera” que eran las masculinizadas.

–  “las amas de casa” que eran las frustradas.

–  “las amas de casa-madres” las cuales eran diferentes y con una feminidad precisa y única.

La autora apunta a que ésta mística se encuentra tan anclada y es tan poderosa que las mujeres se desarrollan sin darse cuenta de que tienen deseos y capacidades que la misma mística prohíbe. Establece como hipótesis de este desarrollo desmesurado del camino hacia la “adaptación femenina” haciendo responsables tanto a la invasión de imágenes públicas sostenidas por el ideal de la época y a los medios de comunicación que dejan expuestas a las mujeres para que muy jóvenes, la mayoría en pleno período adolescente, abandonen sus sueños por una maternidad precoz, postulándose como el único vehículo de acceso para ser una heroína en los ideales de la época.

Friedan, cuestiona la rápida y poco cuidada aplicación que se ha hecho de la teoría freudiana a la Mística de la Feminidad desde los medios de comunicación (sobretodo desde las revistas de tirada femenina) y desde la opinión de los llamados expertos (psicólogos) sobre el tema.

Una mala aplicación del slogan freudiano “la anatomía es el destino” hace de obstáculo en esta época, ya que deja de lado la distinción de la función (desde lo simbólico), quedándose atrapado en lo real del cuerpo.

 

1.  Lacan, J. “Notas sobre el niño”. Intervenciones y textos 2.  Ed. Manantial. 1988. Buenos Aires. 

2.  Lacan, J. “Escritos 2”. Ed. Siglo XXI. 1987, Buenos Aires. Argentina.

3.  Friedan, B. “La Mística de la Feminidad”. Ed. Cátedra. 2009. Madrid.

 

Comentarios (2)

  • lidia ramirez

    |

    Muy bien Victoria
    . Una lectura muy apropiada de esta expresión freudiana que es más compleja de lo que parece a simple vista

    Reply

    • Victoria Costa

      |

      Gracias Lidia por tu comentario! Efectivamente, según como se lo interprete dá una lectura u otra, con sus reduccionismos como efecto. En relación a la posición femenina hay mucho por investigar aún y en eso estamos.
      Gracias por leernos!
      tActeBarcelona está abierto a la participación de todo aquel que quiera participar con algún artículo, comentario y/o saludo.
      Un abrazo, Victoria.

      Reply

Deja un comentario

Todos los derechos: Tacte Barcelona - info@tactebarcelona.com - Hecho en Verse

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí’.